Cuando todo se veía negro, te has convertido en un rayo de luz

maria moraguesLas navidades son perfectos momentos para hacer un resumen de los últimos 365 años, de recordar a las personas que han sido importantes en nuestras vidas.

Hoy brindo por los grandes momentos vividos, por aquellos que me han logrado esbozar una sonrisa y que perdurarán en mi memoria.Por los instantes más importantes de mi vida, el nacimiento de un sobrino/a, la recuperación de salud o simplemente ese beso tan importante que te ha hecho seguir hacia delante.

Hoy brindo por la vida, que en ocasiones te hace caer pero la familia y los amigos consiguen que te levantes. Estos últimos 365 días no han sido fáciles, por no decir los más complicados de mi vida, pero de cada uno de ellos he aprendido como has hecho tú a lo largo de tus vivencias. He madurado, he confiado, me he decepcionado, me he caído pero también me he levantado. Tan solo por ello, ha merecido la pena.

Hoy brindo por mi familia, las grandes personas que diariamente me han hecho mejor. Aquellas que cuando todo se veía negro, se convertían en un rayo de luz. Han sido, son y serán siempre el motor de nuestra vida. Sin ellos nada de esto tendría sentido.

Hoy brindo por la familia que elegimos, los amigos. Personas que se han cruzado en nuestras vidas y poco a poco se han convertido en una parte imprescindible de nosotros. No importa la hora, ni el día que pase lo que pase, ellos estarán ahí.

También brindo por los grandes profesionales que han conseguido que este año termine siendo feliz. Los que han logrado que mi familia y amigos gocen de salud. Aunque no lo crean, gracias a ellos este año nos ha tocado varias veces el gordo.

Y por último brindo por vosotros y por los que desgraciadamente ya no están. Por los que un día fueron tan importantes en nuestras vidas y hoy estarán presentes en nuestras cabezas. Por que nadie desaparece, si perdura en nuestra memoria.

¡Feliz Navidad!

Cuando todo se veía negro, te has convertido en un rayo de luz